Vuelta a las mochilas

Recuerdo que cuando era adolescente tuve varias mochilas, pero la que recuerdo con más cariño era una vaquera de color rosa. ¡Dios mio! No me separaba de ella. También tuve una de cuero, que todavía conservo, aunque no la uso. Cuando estaba ya en la universidad se llevaron aquellas mini-mini-mochilas, en las que no cogía nada.

Sigue leyendo

Anuncios