De andar por casa

No hay nada que más me guste al llegar a casa es ponerme ropa cómoda: en invierno me planto un chándal y en verano unos pantalones cortos y camiseta o un vestido fresquito, como esos de playa.

No os voy a mentir, no me compro ropa para andar por casa. Sigue leyendo

Anuncios